¿Qué veo hoy?

Recomendaciones aleatorias
de películas, series y otras genialidades.

Dinner With Friends With Brett Gelman And Friends

image

Una cena estrámbotica entre Brett Gelman, el anfitrión, y una selección ecléctica de secundarios reconocibles de series de televisión (The Newsroom, Fringe, Girls, True Blood…) interpretando una versión canalla de sí mismos para deleitarnos en este especial del canal estadounidense Adult Swim .

Una incisiva crítica al cubo: A las expectativas traicioneras del espectador, a las historias rocambolescas sin pies ni cabeza que inundan el cine bajo la falsa bandera del suspense y el terror, y a su propia naturaleza como producto de humor.

Una historia compleja e hilarante que en sus poco más de veinte minutos consigue proclamarse como una clásico raruno y afilado instantáneo.

The Shield

Hay series que son grandes y se codean sin problemas entre las grandes (Como The Wire, por ejemplo), y sin embargo hay otras que, sin quedarse atrás, incomprensiblemente se escapan del radar seriéfilo tradicional. The Shield, este drama en siete temporadas emitido del 2001 al 2008 en el canal FX, es una de ellas. Una de esas series grandes que hay que ver pero que pocos recomiendan.

Lo primero que te llamará la atención de ella es su espíritu documental, no sólo por su tendencia visual, sino por su exquisito y sutil cuidado de unos personajes increíblemente complejos, población de una realidad social de la mítica Los Angeles que pocos se han atrevido a reflejar.

Como centro neurálgico, un grupo de policías corruptos, podridos pero no perdidos, llevando los intrincados problemas sociales y burocráticos de su ciudad a su terreno; un magnético mestizo entre las ratas que infestan las cloacas que deben cuidar y el resto de sus compañeros de uniforme.

Aviso: Dadle una oportunidad a su capítulo piloto, hasta el final (contiene uno de los mejores giros finales / presentación de serie y conflicto de la televisión) a partir de ahí, será imposible no seguirle la pista a Vic Mackey y compañía.

Black Mirror

Si hubo una miniserie de visionado obligatorio el año pasado, fue esta perla británica. Y con razón. Una puñalada conceptual a nuestra, en ocasiones, sadomasoquista relación con la tecnología. Tres historias independientes con un mismo espíritu. La primera: “The national anthem”, un golpe en la mesa magistral. La segunda: ‘15 Million Merits’, no te dejará volver a ver un concurso de talento como antes. La tercera: ‘The entire history of you’, se agarra como una lapa a nuestra incapacidad como humanos para retener lo pasado.

Tres horas de televisión para mirarse en este oscuro espejo, que distorsiona, pero nunca miente.

The Rocky Horror Picture Show

El musical más marciano, mamarracho y alucinógeno. Por supuesto, mi preferido. Por irreverente, por su estilo hiper hormonado y ultra sexualizado. Por sus pegadizas canciones. Por Tim Curry y lo bien que le sientan las medias de rejilla y el rimel. Y porque algunos clásicos bizarros están hechos para ganar brillo (y brillantina) con el paso de los años. Y porque si durante el Time Warp consigues no mover los pies… déjalo, lo tuyo no tiene remedio.

Diamond Flash

Diamond Flash es extraña. Onírica e implacablemente real. Un bicho raro cinematográfico. Un freak español. Una opera prima maestra. Rara como un perro verde, buena como la sopa de tu madre y probablemente la mejor película patria desde hace eones. Disfruta de su tempo pausado, no la pienses, no pierdas el tiempo. Sólo déjate llevar…

Tristram Shandy: A cock and a bull story

image

Winterbottom le busca una vez más las cosquillas a la narración convencional.El resultado es una película maravillosa sobre la laboriosidad histriónica y tramposa de contar una historia, delante y detrás de las cámaras. Una malabarismo prodigioso y endiabladamente entretenido.

Drive

Si conduzco para ti, tú me dices dónde y cuándo y yo te doy cinco minutos. Durante esos cinco minutos soy tuyo pase lo que pase. Fuera de esos cinco minutos estás por tu cuenta. No miro lo que haces, ni tampoco llevo pistola. Sólo conduzco.

Una exquisita y violenta declaración de amor al cine de décadas pasadas a ritmo de pop y neón. Un clásico instantaneo que, como su escorpión, te picará y no te dejará marchar.

Rubber

Recomendada para: revisionar la típica historia del neumático que cobra vida, siembra el caos con sus poderes telequinéticos asesinos y se enamora de la chica equivocada… Si se os había escapado esta joya bizarra, ¡estáis de enhorabuena! Tenéis por delante ochenta y dos minutos de veneración absoluta al mundo raruno como debe ser, con confusión, mala leche, sangre y mucho humor.

The kid stays in the picture / El chico que conquistó Hollywood

image

Recomendada para: dejar que el propio Robert Evans te cuente la historia de su vida… a su manera, claro. El tipo tiene carisma para parar un tren, y de trasladarlo a la pantalla se encargan en este documental con suma habilidad. Cierto que ésta no deja de ser una autobiografía muy personal (para descubrir otra cara de Evans no hay más que pasearse por las páginas de ese libro imprescindible para los cinéfilos que es Moteros tranquilos, toros salvajes) pero artilugios, defectos y perspectivas a parte, será imposible no llegar al final de la cinta sin pensar: ¡qué grande es este tipo!

Las horas del día.

image

Recomendada para: contemplar con horror y pleitesía las fatídicas consecuencias de la rutina, anodina e insustancial, pero irremediablemente letal. La carta de presentación de Rosales nos introduce en su certera, milimétrica y cerebral visión del cine. Puede que el director de La Soledad y Tiro en la Cabeza no consiga nunca parecer una opción apetecible para el gran público, pero su oficio y maestría no pasaran por alto para los verdaderos amantes del cine.